Presentación del proyecto Más que cuentos, por Adela Cortina

Hoy en día se pretende solucionar la mayoría de los problemas desde la educación en valores. Así, los malos tratos se evitarían si «viviéramos» valores como la igualdad, la empatía o el respeto a la dignidad humana; la adicción a las drogas también disminuiría si «viviéramos» valores como la autoestima, la capacidad crítica o la reflexión ética sobre el bien y el mal. En definitiva, siempre que nos encontramos con un problema social, nos damos cuenta de que con otra educación, con otros valores se hubiera evitado o minimizado. Hasta aquí, la mayoría de pedagogos, educadores, políticos, incluso familias estaría de acuerdo. Pero entonces surge la gran cuestión: ¿Cómo se hace eso? ¿Cómo podemos lograr fomentar un consumo responsable cuando todo invita a lo contrario? ¿Cómo podemos respetarnos como personas si nadie nos dice qué significa «respetar»?

Nos encontramos, pues, con dos problemas. Por una parte, determinar qué tipo de valores queremos vivir como sociedad, y no solo en qué valores queremos educar. Y por otra parte, y mucho más complicado, cómo podemos vivir esos valores.

El proyecto Más que cuentos afronta esos retos y lleva a cabo una apuesta clara por un conjunto de valores. Afirmamos que la educación en los valores que se desarrollan a lo largo de él favorece un mundo mejor y un desarrollo humano integral.

Por otro lado, ofrecemos una nueva manera de educar en valores. Un nuevo modo que tiene en cuenta tanto la realidad del aula como la innovación pedagógica. Esperamos como resultado que, a través de crear un clima de diálogo y participación, los propios alumnos vayan interiorizando un conjunto de valores desde la reflexión compartida.

Para entender este proyecto, es preciso comprender los tres ejes sobre los que se  articula.

El primer eje es la idea de una razón cordial, que he ido desarrollando estos últimos años. Desde ella, aportamos contenidos que componen una concepción integral de la persona. Porque en la educación de los valores el aspecto racional (la reflexión sobre qué vivir y por qué) es tan importante como el aspecto emocional (querer y desear vivir dichos valores). Y el punto de unión de ambas vertientes se daría en la acción práctica y concreta.  Así pues, como bien indica el título de la colección, proponemos más que cuentos. Con ayuda de las lecturas y de las actividades vamos articulando «cordialmente» una red de valores a través de experiencias educativas significativas.

El segundo eje  es la metodología del movimiento «Filosofía para Niños» cuyo principal referente es Matthew Lipman. Desde esta metodología, se apuesta por entender el aula como una «comunidad de investigación», cuyo objetivo es procurar que los educandos aprendan por sí mismos. No se toma a los alumnos como elementos pasivos, sino como parte activa en el proceso de enseñanza y aprendizaje.

El tercer eje es la creatividad y reflexión del equipo que se ha conformado alrededor del proyecto Más que cuentos. Desde la metodología Lipman y desde el horizonte de la razón cordial hemos procurado generar una alternativa real y aplicable para llevar a cabo una educación en valores. Nuestro principal objetivo ha sido crear unos materiales lo más accesibles y variados posible para que cada docente pueda encontrar su propio camino desde sus circunstancias para la gran e importante tarea de educar.

Adela Cortina

Imagen: Flickr (Espacio Ávila Mística)

 







Bilingual learning











« Agosto 2017 »
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31
pie_pagina_separador
Fundaci�n Edelvives