Blogs.

La granja Kikirikí
9 diciembre 2010
Hasta siempre, amigos

La oveja ha intentado despertar a los animales, pero no puede. Por eso ha decidido marcharse.

Les ha dejado una notita que dice:

ADIÓS, ME VOY PORQUE NADIE SE DESPIERTA.

La oveja ha aprendido a escribir gracias a la escuela de las vacas. Ahora volverá con las otras ovejas y les enseñará a escribir y muchas otras cosas.

Allá va la ovejita trotando alegremente.

Lo ha pasado muy bien con el dragón.

Y con Malu y las vacas.

A lo lejos ve a sus compañeras y le parece que hace mucho tiempo que se separó de ellas.

La jefa del rebaño la recibe con alegría.
—¡Eh! ¿Dónde has estado?
—Bueeeeeno, bala la oveja. Tenía ganas de conocer el mundo.
—¿Y cómo es? — le pregunta la oveja jefe.
—Bonito, a veces, feo, otras veces, aburrido a veces, interesante otras veces.
—Vaya, me habría gustado acompañarte— exclama la oveja jefe — Avísame la próxima vez que te vayas.
—Baaaaale — bala la oveja y juntas se acercan al rebaño— La oveja mira a lo lejos, donde está la granja. No se escucha ni un ruidito. ¿Cuándo se despertarán los animales? — Hasta pronto — murmura la oveja.

Posteado por Malu

30 noviembre 2010
¡Qué dormilones!

La oveja bajó del tejado para hablar con el gallo. Pero el gallo estaba durmiendo. Todos los animales de la granja dormían y por más que la oveja baló y baló, ninguno se despertó.

La oveja fue a visitar al dragón.
—¿Qué puedo hacer?— le preguntó y el dragón fue a buscar a Malu.
—¿Qué podemos hacer? — le preguntaron la oveja y el dragón y Malu se quedó muy pensativo y dijo— usaremos un despertador.

Malu, la oveja y el dragón fueron a la granja y se llevaron con ellos un despertador muy grande que Malu tenía para despertarse temprano.

Pero por más que sonó y sonó, ninguno de los animales se despertó.
—Tendremos que esperar a que el gallo se despierte y cuando lo haga, le pediremos que él despierte a los demás animales.

Malu, la oveja y el dragón regresaron a la granja y se tomaron un buen desayuno, luego recogieron los huevos que habían puesto las gallinas esa noche y dieron un paseo en el carro de Malu.

Pero cuando regresaron los animales seguían durmiendo...

Posteado por Malu

22 noviembre 2010
¿Por qué no se despiertan?

Esa mañana la oveja se des- pertó muy temprano. Una de las vacas le había dejado su des- pertador. Cuando el timbre sonó, la ovejita bostezó largamente y se desperezó. ¡Era su primer día como gallo cantor! ¡Había en- sayado algunos balidos y estaba dispuesta a subirse al tejado para balar con todas sus fuerzas! Gracias a ella todos los animales de la granja se despertarían a tiempo de poner sus huevos, descargar su leche, tirar del arado, comer el pienso, salir a pasear con el pastor y otras cosas que suelen pasar en las granjas.

La oveja había puesto una escalera apoyada en la pared del tejado del granero y subió poquito a poco hasta arriba.

La granja estaba en silencio.

Todos dormían profundamente

La oveja se aclaró la garganta y baló con todas sus fuerzas.
¡BAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!

Esperó un poco...pero nada pasó.

La oveja volvió a balar:
¡BEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!

Y volvió a esperar un poco...pero nadie cacareó, ni mugió, ni pió o rebuznó, o gruñó.

La oveja se quedó sentada muy pensativa. Había balado con todas sus fuerzas, ¿por qué no se despertaban?

Posteado por Malu

10 noviembre 2010
El canto de la oveja

La oveja se despidió del dragón. Quería seguir explorando la granja, aunque era esta una granja muy especial. Había un dragón pequeño y la oveja no conocía ninguna granja con dragones.

Entonces escuchó al gallo cantar. El gallo cantaba todas las mañanas, pero ¿por qué estaba cantando ahora?

La oveja se acercó al corral donde vivía el gallo y le preguntó:
— ¿por qué cantas?

El gallo le contó que todos los días iba a la escuela de canto para gallos, donde los gallo aprendían música y ensayaban su canto para la mañana siguiente.

La oveja estaba muy impresionada y le preguntó si ella podía ir a esa escuela.
— Nunca he visto una oveja en una escuela para gallos, ¿sabes cantar como un gallo? — le preguntó el gallo.
— NO, pero sé balar como una oveja — contestó la oveja y para demostrárselo soltó un largo balido.

Al gallo le gustó mucho y le propuso que despertara a los animales de la granja con su balido al día siguiente, así él podría dormir un poco más.

La oveja, entusiasmada se fue a dormir soñando con el largo balido que daría a la mañana siguiente.

Pero ¿Qué pensarían los animales cuando en lugar del KIKIRIKÍ del gallo escucharan en BAAAAAA, de la oveja?

Posteado por Malu

29 octubre 2010
Dragones y caballeros andantes

A la oveja le pareció que ser un dragón era muy divertido, pero el dragón le contó que también era muy peligroso.

—Hay cazadores de dragones. — le explicó— Los dragones cuestan mucho dinero y los cazadores se hacen ricos vendiendo dragones.
—Oh — exclamó la oveja— nosotras las ovejas tenemos un enemigo: el lobo.
—No te preocupes — le dijo a la oveja— cuando venga el lobo yo te protegeré.
—¿Y quién caza dragones? — preguntó la oveja.
—Los caballeros andantes — explicó el dragón— siempre andan detrás de nosotros.
—Pero aquí no hay caballeros andantes — dijo la oveja.
—También nos cazan los príncipes — dijo el dragón— para rescatar a las princesas.
—¿Tienes tú alguna princesa? — le preguntó la oveja.
El dragón dijo que no con la cabeza.
—Entonces no te preocupes, ningún príncipe vendrá a cazarte. El dragón y la oveja estuvieron jugando un rato al escondite y la oveja siempre ganó porque el dragón era demasiado grande para esconderse.

Mientras estaban jugando, Malu llegó para dar de comer al dragón y la oveja tuvo que esconderse detrás de un árbol.

¿Qué diría Malu si se encontraba con ella?

Posteado por Malu





Descubre el blog dedicado a los cuentos tradicionales de la mano de la colección Colorín Colorado

Pincha aquí para saber un poco más sobre Melanie Williamson, la ilustradora de 'La granja Kikirikí'





« Junio 2017 »
L M X J V S D
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30
pie_pagina_separador
Fundaci�n Edelvives