Blogs.

15 octubre 2010
Para el futuro

Imagen: www.lifenaut.com

¿Habéis pensado alguna vez que os gustaría haber conocido a vuestra bisabuela o a alguno de vuestros antepasados?

A mí, a veces, me da mucha lástima pensar que soy el producto de un montón de hombres y mujeres que vivieron antes que yo y de los que no sé prácticamente nada, que más atrás de mis bisabuelos –a los que seguramente tampoco reconocería si los viera por la calle– no tengo más que un par de nombres y algunas anécdotas sueltas que me han llegado a través de mis padres y abuelos. Y estas anécdotas y detalles, además, sólo recogen tonterías curiosas, graciosas, en lugar de condensar la experiencia o la sabiduría de una vida que ahora quizá podría serme útil.

Porque yo soy de esas personas que agradecen la experiencia de otros y en muchas circunstancias aprenden en cabeza ajena, sin tener que romperme la propia.
Además, por pura curiosidad, me encantaría poder charlar con mis antepasados y enterarme de cómo pensaban, de cómo vivían, qué les gustaba, qué ilusiones tenían, cómo se vestían… todo lo que pudiera acercarme a su época, a su mundo. Pero en mi familia no ha habido escritores de diarios, apenas si se conservan algunas cartas, bastante convencionales –de las que empiezan con « Queridos hermanos y sobrinos, espero que a la presente estéis bien de salud ; nosotros bien, gracias a Dios » – y que aportan muy poco a mi comprensión del mundo de hace setenta u ochenta años. Pero, claro, a nadie se le ocurría sentarse a poner por escrito para la posteridad cosas como “¿quién soy?, ¿cuáles son mis ideas políticas, mis convicciones religiosas, mi posición básica frente al mundo ?; ni siquiera ¿cuál es mi color favorito ?, ¿adónde me gustaría viajar ? ¿cuál sería el mejor regalo que podrían hacerme?

De hecho, ese tipo de preguntas son precisamente las que uno nunca se responde a sí mismo con todas las letras. A veces, en los primeros tiempos del enamoramiento, se plantean y se contestan esas cuestiones, cuando los dos quieren saberlo todo del otro, pero rara vez se ponen por escrito, a menos que la relación sea, sobre todo, epistolar.

Y, pensándolo, se da uno cuenta de que sería muy bonito tener una especie de memoria de uno mismo, con sus ideas, sus sueños, sus convicciones, la evolución de su pensamiento y de sus sentimientos, sus gustos, sus manías, su modo de ser y estar en el mundo; en principio, para uno mismo, y luego quizá como testimonio para sus sucesores.

Todo esto viene a que he descubierto un sitio en Internet –aunque aún no he tenido tiempo de estudiarlo de verdad para ver si la cosa es seria– en el que ofrecen un espacio personal y privado para hacer una especie de “back-up” de ti mismo, una memoria para el futuro, un registro digital propio que almacena todos los datos que uno le quiera suministrar, crea un avatar a base de fotos de uno mismo, graba tu voz y permite, de momento, que las personas autorizadas por ti puedan acceder a tus ideas, recuerdos, explicaciones, chistes, etc. narrados por “ti” (por tu avatar, que mueve los ojos y los labios en la pantalla) en tu propia voz.

También sugieren que, en un futuro, podría darse la posibilidad de “transferir” todos esos datos a un nuevo cuerpo y, si hay sufiente información, uno podría, digamos “renacer” en ese otro cuerpo (clonado del original, ya que se puede guardar también una muestra de ADN propio) con toda la “mente” que antes ha ido guardando. Pero eso es, de momento, pura especulación, claro.

Lo que sí puedes hacer hoy en día es ir almacenando datos sobre ti mismo que en algún momento puedes hacer accesibles a tu pareja o parejas, a tus mejores amigos, a tus hijos, a tus sucesores, para que te conozcan más “íntimamente”, aún en vida o bien después de tu muerte.

A mí la idea, así en crudo, me parece fantástica. Lo que me preocupa es, como casi siempre, el asunto de la seguridad, porque no me hace ninguna gracia la idea de que todos mis datos, ideas, pensamientos, etc. estén recogidos en un lugar al que, eventuamente, puede tener acceso una persona no autorizada; y poniéndonos a inventar historias, todavía me gusta menos la idea de que se usen todos esos datos para “crear” otro “yo”, sin permiso mío. Pero esa es mi mente de ciencia-ficción…

De todas formas, aún no he investigado el sitio; espero poder hacerlo en cuanto tenga un rato.
Si alguno de vosotros tenéis interés podéis echarle una mirada en www.lifenaut.com, a ver qué os parece, y nos decís algo a los demás.

 

Posteado por Elia Barceló

Comentarios
Guille - 2010-11-10 16:48:58
Me alegra que te gustara Moon... Vale, ahora sí. Todavía no la he visto pero las de Nolan me suelen gustar... sobre todas me encantaron Memento y las 2 de Batman... a ver qué tal esta. Ya te contaré
Elia - 2010-11-02 11:28:59
Ya he visto Moon y me ha parecido magnífica, Guille. Gracias por el consejo. La que yo nombraba -Inception- se llama Orígen en espanyol, y lo más probable es que la hayas visto ya :-)
Guille - 2010-10-28 16:51:33
Pues tampoco sé cuál es la que me recomiendas tú... La buscaré porque a mí también me apetece un poco de ciencia ficción... A saber cómo han traducido el título en español, igual hasta la he visto... 'Moon' creo que ganó el festival de Sitges a la mejor película... y al mejor actor.
Elia - 2010-10-21 15:27:58
No. Ni siquiera me suena, pero voy a buscarla este mismo fin de semana. Hace siglos que quiero ver ciencia ficción buena de verdad. Gracias por el consejo! A todo esto, te gustó Inception? A mí me encantó!
Guille - 2010-10-21 12:07:24
Elia, ¿Has visto la peli de Moon? Cuando la vi pensé que hacía mucho que no veía una película de ciencia ficción tan buena, y desde entonces todavía no he visto otra que se le acerque!!! Se habla sobre la identidad casi en estos términos...
Elia - 2010-10-19 17:03:14
Lo de los miles de clones repetidos suena totalmente a peli de terror (y menos mal que todos somos guapos :-))! y sí,GUille, el tema de la identidad parece que nos gusta mucho... y da que pensar si la identidad es o no es la suma de todo lo que hay en ese baúl de los recuerdos del que hablas. Tiene uno su identidad si pierde todos sus recuerdos? Qué preguntas a estas horas!
Guille - 2010-10-18 12:00:42
¿Y si se les estropeara la máquina de hacer clones y nos repitieran una y otra vez hasta haber mil Elias, mil Cármenes o mil Guilles? Por eso creo que cada uno de nosotros es único e intransferible a otro cuerpo... Volvemos al tema de la identidad... pero bueno, como idea es curiosa. Lo del mind file está bien, como una especie de baúl de los recuerdos pero a lo bestia...
Elia - 2010-10-17 17:50:48
La verdad es que sí que da un poco de yuyu, pero, por otro lado, no se trata de un clon tuyo sino quizá de ti misma... qué raro suena! Y estamos de acuerdo en eso de vivir indefinidamente; a mí tampoco me apetece la idea.
carmen - 2010-10-15 21:27:03
vamos, que sólo me he leido de que van las dos cosas, el mind file podría ser interesante si realmente respetan la privacidad, pero lo del bio file, aaarrggghhh, me ha puesto los pelos de punta, que mal rollo! eso de que un clon mio pueda vivir indefinidamente no me gusta un pelo, pero claro, para gustos los colores.










ELIA BARCELÓ

¡Pincha y descubre nuestro instituto favorito!





« Mayo 2017 »
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31
pie_pagina_separador
Fundaci�n Edelvives