Blogs.

18 mayo 2010
Fondo de armario

Seguro que estáis pensando que voy a hablar de moda, o del espinoso asunto de enfrentarse al armario ropero para hacer la famosa limpieza primaveral y tirar por fin las tropocientas prendas que se han ido acumulando allí sin que uno sepa muy bien cómo ni por qué. Pues no, no voy a hablar de eso, aunque también se merecería una entrada de blog. Quizá en otoño, que es cuando yo suelo enfrentarme a los armarios de casa.

En estos momentos la lucha es otra: hace unos días llegué a la conclusión de que libros, revistas y papeles me están robando el espacio vital –y no exagero un pelo– y que, por tanto, ha llegado el momento de hacer una selección y librarse de ciertos libros. De muchos, muchos libros, para poder hacer espacio a los que van llegando.

Vaya por delante que descartar libros siempre me ha resultado doloroso y es algo que evito hacer siempre que existe cualquier otra posibilidad. Pero cuando los libros no sólo están en triple fila en las estanterías sino que además se amontonan en altas pilas por los rincones de la casa, incluída la entrada, y llegan a impedir que pueda echar hacia atrás la silla del ordenador, entonces no hay más remedio.

A lo largo del fin de semana he logrado repasar dos estanterías grandes y descartar unos doscientos cincuenta libros que ahora están o en una caja que irá a una librería de segunda mano, o en diversos montones que serán ofrecidos a buenos amigos que quizá encuentren algo que les interese. Otros serán “liberados” en un cine, en la estación, en el aeropuerto... para que emprendan viaje.

Igual que con la ropa, lo que queda es el fondo de armario, y lo nuevo. Y las sorpresas, claro, esos libros que creías perdidos, o prestados y nunca devueltos, y sin embargo aparecen de repente, trayendo entre sus páginas un montón de recuerdos.

Cuando termine de arreglar, poco a poco, porque me quedan más de diez estanterías por mirar, he decidido seguir el consejo de una señora que conocí hace un par de años en una de mis lecturas por Alemania: me contó que ella tiene una estantería especial, donde sólo caben unos cien libros. Ahí es donde coloca las novelas que de verdad le han tocado el corazón y el cerebro, esas novelas que sabes que volverás a leer, que necesitas tener a mano, las que no quieres prestar nunca porque están dedicadas, o tienen notas y subrayados, o te hacen sentirte mejor sólo con tenerlas entre las manos.
Me pareció una excelente idea y espero ponerla en práctica en cuanto haya descubierto todo lo que me espera en el laberinto de estanterías polvorientas de mi casa. Elegiré mi fondo de armario y pondré unos junto a otros los libros que ahora no encuentro, pero que sé que me esperan en la segunda fila (porque en alguna ocasión los arreglé alfabéticamente) o debajo de una pila (porque los saqué, los usé para algo y ya no los devolví a su lugar).

Pondré los relatos de Cortázar, y el 1984, de Orwell, y La mano izquierda de la oscuridad, de Ursula K. LeGuin, y Así vuela el cuervo, de Anne Marie McDonald, y El libro de Asta, de Barbara Vine, y Don Quijote de la Mancha, de Cervantes, y mis novelas favoritas de Stephen King, y las obras completas de Shakespeare, y la poesía completa de Lorca, y la de Leonard Cohen, y todo Poe, y los cuentos de Bradbury... y las novelas de mis amigos escritores. Y así, a lo mejor, en lugar de enfadarme porque no encuentro lo que busco, me daré el lujo de releer historias que sé que me gustan, que me hacen vibrar, que me consuelan y me llevan a lugares que reconozco como si hubiera vivido allí.

Me quedan aún más de diez estanterías, sí, y me asusta un poco, pero estoy segura de que ocultan tesoros, y la esperanza de reencontrarme con antiguos amores me da ánimos para enfrentarme al esfuerzo, al polvo y, sobre todo, a la ingrata tarea de elegir y descartar.
Luego vendrá lo de: ¿alfabético? ¿por temas? ¿cronológico? Y el enfadarse porque después de haber elegido un sistema, el diferente tamaño de los libros impide llevarlo a cabo. Pero eso vendrá después de haber elegido el “fondo de armario”.

 

Imágenes (de arriba a abajo): Katey Nicosiatinselwig y splorp en flickr.

 

Posteado por Elia Barceló

Comentarios
Ibán - 2012-04-08 5:29:37
Hola Elia!! He encontrado este blog por casualidad y después de leer tú pimer comentario y tras tantos meses pasados, te pregunto si finalmente con esos ejercicios conseguiste librarte de esa dioptría? y si te costó mucho. Muchas gracias por adelantado
Elia - 2010-05-21 14:29:17
Como os prometí, aquí os paso la dirección de la página web de Leo Angart: http://www.vision-training.com/ Está en inglés, que creo que será mejor que en alemán. En español no hay, lo siento. Sí, Lau, funciona con miopía y con hipermetropía y con astigmatismo, y con un ojo o con los dos, sólo que los ejercicios son diferentes. Según Leo, más del 90% de los problemas se pueden arreglar haciendo los ejercicios regularmente, y casi nadie tendría por qué usar gafas. Yo tampoco me lo podía creer cuando recibí la información, pero Leo aconsejaba que uno fuera a su oftalmólogo o a un buen óptico un par de días antes del cursillo a medirse la graduación de sus ojos, y luego una semana después del cursillo para ver la diferencia. Eso nos convenció a mi marido y a mí y, aunque el seminario no es barato (dura dos días y cuesta como unas gafas nuevas), nos animamos a ir. Y funciona! El astigmatismo, por ejemplo, se arregla en un par de días. De verdad. Ahora sólo me queda ?vencer? una dioptría, pero sé que lo conseguiré si insisto con los ejercicios, y al final podré volver a leer sin gafas. Si alguien quiere saber algo más, aquí me tiene :-) Feliz fin de semana!
Lau - 2010-05-20 17:16:49
Mira q me he planteado tantas veces lo de la limpieza...pero es como si me arrancaran un cacho de mí pensar que tengo que deshacerme de libros o de discos...por mucho que me eche a temblar cada vez que tengo q cambiarlos de sitio, a la vez que me gusta mucho. Y lo peor, cuando acabo me encanta pararme a mirar los lomos, ahí ordenados (más o menos)... supongo que en algún momento tendré que dar el paso. María-- me parece un espanto lo de tu amigo, incluso un ESPANTO que esté orgulloso (no sé exactamente de qué). Eliay Guille- ¿y funciona esto con la miopía?...¿y con la miopía de un ojo???
Elia - 2010-05-19 20:30:20
Te busco hasta el viernes su página web donde viene el calendario de sus cursillos. Él se llama Leo Angart y hace los cursos en inglés con traducción a la lengua del país. Pero miré hace poco para una amiga y lo más cerca de Espanya que estará en otonyo es en Londres, en Viena, en Munich y en Feldkirch (Austria). En verano está por Asia y Australia. Manyana no podré acercarme al ordenador (tengo clases todo el día), pero el viernes daré más información y os contaré más si os interesa.
Guille - 2010-05-19 16:45:34
Elia, nos tienes que contar qué tipo de curso es ese para recuperar la vista. Yo estoy harto del astigmatismo, y eso que no tengo mucho!!! A mí me has dejado alucinado con esta noticia...
Elia - 2010-05-19 15:47:47
Hay gente que, sin saber por qué, presume de ignorancia en ciertos campos y se queda tan a gusto. Yo todavía conozco hombres (varios) que te cuentan casi orgullosos que no saben ni freir un huevo. Y otros -eso sí, de la generación anterior- que dicen con total naturalidad que si su mujer no estuviera, no encontrarían ni los calcetines. A mí, en el caso de los libros, me da mucha pena porque sé lo que se están perdiendo y sé que ellos no lo saben, pero tampoco puede ir una por el mundo haciendo proselitismo ni obligando a los demás a que sean felices del modo que a una misma le parece bien.
Elia - 2010-05-19 15:41:20
Cuánto me alegro de que a ti también te parezcan un tesoro tus discos, como a mí mis libros, María! Lo de deshacerse de ellos... creo que tienes razón tú, Carmen; hay que dejarlos ir cuando se han convertido en peso muerto, aunque sea dificil hacer la selección. Yo también me estoy planteando lo de comprarme un e-book, sobre todo para los viajes, para no llevar tanto peso, pero estar segura de que llevo suficiente lectura. Lo que no me planteo, de momento, es lo de leer en móvil; mis ojos no dan para tanto, aunque el mes pasado hice un cursillo para recuperar vista y tengo que decir que, siendo constante con los ejercicios, la cosa funciona. Ya sólo tengo una diopría y me he librado del astigmatismo, así que quizá dentro de unos meses pueda leer también como tu hijo :-) Ya os contaré.
María H. - 2010-05-19 15:38:07
Me acabo de acordar de que tengo un amigo que presume de no leer. Dice que incluso cuando estaba en el colegio no leía los libros que le mandaban, se leía los resúmenes que hacían sus compañeros. Siempre me pareció una cosa un poco espeluznante, porque vale que no leas (allá cada cual), pero que estés orgulloso de ello no tiene ningún sentido! Además este chico, aunque no os lo creáis, es una persona muy inteligente e inquieta! Es rarísimo. Bueno, supongo que no sabe lo que se pierde, esa puede ser una explicación.
CarmenE - 2010-05-19 11:58:31
Pues es una de las decisiones mas dificiles de tomar, porque a veces incluso libros que no te han interesado mucho, en determinado momento si que valen. Mi hijo, que es muy práctico y muy perro para ordenarse cosas, ha decidido hace tiempo comprarse libros electrónicos, o algo así, de manera que los almecena facilmente y con facil localización y ademas es enviadiable porque lo lee desde el teléfono. Egoistamente tengo que decir que es doblemente envidiable porque los puede leer sin gafas de cerca. Tendriamos que comportarnos como los navegantes: en el barco no es recomendable llevar mucho peso muerto, con lo que o bien los dejamos en cafeterias, lavanderias, salas de espera, etc.., donde llegan facilmente a otra persona o rápidamente los intercambiamos. Así se evita acumular.
María H. - 2010-05-19 9:45:14
Pues a mí me parece de lo más apetecible! Bueno, todo, excepto tener que deshacerte de muchos de los libros, que a mí me daría bastante pena. Yo tengo más discos que libros, y los tengo por orden alfabético, aunque mis más favoritos los tengo todos juntos en una estantería especial también. :) Cuando los ordeno, me siento como el tío Gilito contando su dinero... jijiji.










ELIA BARCELÓ

¡Pincha y descubre nuestro instituto favorito!





« Agosto 2017 »
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31
pie_pagina_separador
Fundaci�n Edelvives